Retos en materia de publicidad de productos vigilados por el Invima

Portada logo Invima

Retos en materia de publicidad de productos vigilados por el Invima

19 dic 2019

En la Dirección de Responsabilidad Sanitaria del Invima se han gestionado, entre el año 2018 y 2019, un total de 1293 procesos sancionatorios por presuntas infracciones en materia de Publicidad, rotulado, empaques y/o etiquetado de productos objeto de vigilancia por la entidad, mecanismos a través de los cuales se suministra la información permanente a los consumidores.

Año Primer Semestre Segundo Semestre Total Gestionados
2018 267 296 563
2019* 468 262 730
    TOTAL 1.293

* Con corte a Octubre 31 de 2019

 

Comparativamente, se observa un incremento en el número de procesos  que  se  requirió gestionar en el año 2019. Esto genera los siguientes cuestionamientos: ¿Realmente estamos cumpliendo con la finalidad disuasoria y ejemplarizante propia de los procesos sancionatorios? ¿Se observan cambios en el comportamiento de los investigados?

En el año 2019, los tipos de productos sobre los que se han se comprobado más infracciones por publicidad, etiquetado y/o rotulado son: dispositivos médicos, medicamentos, productos fitoterapéuticos, suplementos dietarios, bebidas energizantes, productos cosméticos, alimentos y bebidas, derivados lácteos y derivados cárnicos. Siendo las faltas más frecuentes las relacionadas con el rotulado, empaques y etiquetas de los diferentes productos, así como la inclusión de información imprecisa e incompleta, o por el contrario, de información que no corresponde al tipo de producto ni a sus propiedades, con proclamas y leyendas no autorizadas y/o no ajustadas a las condiciones previamente establecidas en los registros, notificaciones y/o permisos sanitarios.

Al profundizar en las cifras de procesos Activos del año 2019, se encuentra lo siguiente:

2019 Total Procesos
Preliminares 813
Abstenciones 37
Inicio 21
Inicio y traslado 140
Traslado 18
Autos probatorios 130
Resolución de cesación 30
Calificación 138
Recursos de reposición 5
Notificación 160
Otros autos 6
Constancia ejecutoria 47
Auto de archivo 3
TOTAL 1.548

 

Respecto de las sanciones impuestas, en salarios mínimos diarios legales vigentes, si bien para octubre de 2019 con casi el mismo número de procesos sancionatorios, se observan más multas impuestas que en todo el año 2018, los valores en multas son diferentes. Se han reducido en el año 2019. 

Año Cantidad de procesos con multas impuestas SMDLV Valores en Pesos COP
2018 143 201.800 $5.255.154.520
2019* 138 127.800 $3.527.774.160

* Con corte a Octubre 31 de 2019

 

Es necesario analizar los rangos dentro de los cuales se han impuesto las multas en procesos sancionatorios de publicidad:

Año Bajas (de 1 a 500 SMDLV) Medias (de 501 a 1500 SMDLV) Altas (de 1501 SMDLV en adelante)
2018 20 66 57
2019* 22 98 18

* Con corte a Octubre 31 de 2019

 

Esto nos permite abordar la situación actual de manera positiva, al evidenciar un cambio notorio en cuanto la tasación de las multas, debido a que son más procesos gestionados y más multas impuestas, aunque de una menor cuantía. Es así como del análisis realizado, se puede constatar que: las infracciones son menos graves, hay menos reincidencias, el impacto de las infracciones en la población se ha reducido y en muchos casos se ha comprobado que los investigados han sido diligentes y han atendido con prudencia los deberes que tienen en el cumplimiento de la normatividad aplicable vigente, aun después de haber infringido las normas en materia de publicidad. Es decir, se ha podido corroborar el efecto disuasorio y pedagógico en la función sancionatoria del Invima.

Resultados que a todas luces, son alentadores para el Invima y para la población, así como para los investigados, pues lo que se busca a través de los procesos sancionatorios en la etapa de control, en el modelo de Inspección, Vigilancia y Control, es generar continuamente un cambio en el comportamiento de los investigados. De esta forma, el Invima cumple de manera tangible con su misión como entidad defensora de la salud pública. 

Se hace este análisis con corte a 31 de octubre de 2019, teniendo en cuenta que a partir del 25 de noviembre de 2019, entró en vigencia el Decreto 2106 de 2019, el cual en su Artículo 98, trae una modificación importante sobre el monto de las multas que impone el Invima: multas sucesivas hasta por una suma equivalente a 10.000 salarios mínimos legales mensuales (antes diarios) vigentes.

No se puede perder de vista que desde la expedición de la Ley 9 de 1979 (modificada en su Artículo 577 con este Decreto), la autoridad sanitaria también ha estado facultada para imponer sanciones como la suspensión o cancelación del registro o de la licencia, y el cierre temporal o definitivo del establecimiento, edificación o servicio respectivo. Estas sanciones, sin ser pecuniarias, pueden llegar a ser incluso más gravosas.

La relevancia de los Procesos Sancionatorios de Publicidad radica en que es un tema transversal, común a todos los productos que pueden generar impacto en la salud de los ciudadanos, y que es por medio de la información publicitaria y aquella que se encuentra en las etiquetas, rótulos y empaques, que se tiene en la mayoría de los casos, un primer contacto con el consumidor.

Por todo lo anterior, es una gran responsabilidad para este Instituto, como Autoridad Sanitaria, hacer uso razonable y objetivo de sus facultades sancionatorias, teniendo en cuenta, entre otros aspectos, el aumento reciente en el monto de las multas. La función fundamental de la entidad NO es sancionar y multar a los investigados, sino procurar que se dé cumplimiento a la normatividad sanitaria, protegiendo así la salud pública.

Hecho este análisis, son tres los retos en materia de publicidad:

  • Desde la visión de esta administración, el reto es grande en cuanto a fortalecer programas y campañas de pedagogía y prevención que permitan un acercamiento entre la administración y los vigilados, así como de estas dos con el ciudadano, para que las infracciones sean cada vez menos frecuentes y que generen menos riesgos y daños en la salud de los colombianos. El objetivo del Invima no es ser un ente sancionador, que debe entrar a regular la conducta de los vigilados con sanciones exclusivamente, sino que pueda medir su gestión y la efectividad de sus medidas preventivas, con impacto en el comportamiento de los investigados, que se materializaría en menos investigaciones y por supuesto, en menos sanciones.
  • En segundo lugar, el reto para los investigados es significativo en cuanto a ser responsables al suministrar información que sea de fácil acceso, veraz, completa y clara sobre las características y propiedades de sus productos, sin desconocer lo establecido en los respectivos registros, notificaciones y permisos y sanitarios, así como en la normatividad sanitaria vigente, la cual tiene por objetivo proteger la salud de los consumidores. Incluso, el llamado es para ir más allá, con medidas prácticas y eficaces de autorregulación por parte de las diferentes industrias y gremios, en pro del consumidor y de la salud de los ciudadanos. 
  • Tercero, el reto último para todos, es en definitiva, construir relaciones de confianza mutua basadas en el convencimiento de que cada uno asumirá su rol con responsabilidad y compromiso. Por un lado, bajo una cultura en la que los vigilados procuren voluntariamente no quebrantar ni incumplir sus obligaciones legales, particularmente, en materia de publicidad, y por el otro, generar la misma confianza en que la Administración, con su potestad sancionatoria, no aplicará de manera excesiva las sanciones a que haya lugar. Se busca encontrar así, progresivamente y entre todos, el equilibrio entre los derechos del consumidor y la salud pública.